Preparaciones para Ensaladas

Todos vamos con prisa y no tenemos tiempo de cocinarnos cada día platos saludables. Así que una buena práctica es dejar los ingredientes preparados para cuando llegue el momento de comer, solo tener que mezclarlos.

Preparar ensaladas es bastante rápido de por sí, pero aún tendremos más ganas de comerlas si dejamos preparados los siguientes ingredientes:

La zanahoria

zanahoria

Ayuda a retrasar el envejecimiento gracias a que posee un gran contenido de antioxidantes y betacaroteno. Posee un compuesto esencial que ayuda en la prevención del cáncer y contiene ácido fólico, que es fundamental en la prevención de la anemia y ayuda a reducir el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares.

Pero es pesado tener que pelarla, cortarla, es muy dura y puede resultar difícil de masticar. La solución está en rallar gran cantidad de zanahorias cuando tengamos tiempo y dejarla en la nevera para cuando la queramos consumir.

La remolacha

remolacha

Gracias a su riqueza en flavonoides, es un potente anticancerígeno. Contiene muchos minerales como el hierro, muy bueno para las mujeres durante la mentruación o gente con anemia. También contiene ácido fólico y resulta adecuado para prevernir enfermedades del corazón y tiene propiedades anti-envejecimiento!

No es un alimento que tenga un sabor que me atraiga especialmente y no sabía como añadirlo a mi dieta. La mejor manera que he encontrado es rallándola cruda y guardándola en la nevera como la zanahoria. Después la añado a las ensaladas.

Brócoli

brocoli

Posee tanta vitamina C, que 200 gramos de brócoli cubren con creces las necesidades mínimas diarias en dicha vitamina. Esta cantidad de hortaliza también resulta suficiente para satisfacer nuestro requerimientos diarios de ácido fólico y niacina, así como vitamina A en forma de betacaroteno. Es calificado como la hortaliza de mayor valor nutricional por unidad de peso de producto comestible.

El bróquil es perfecto nutricionalmente, lastima que no tenga un sabor más apetecible! Pero hay una solución, si no os gusta el sabor del brócoli cocido, probadlo crudo! Parece muy raro pero no lo es, se recomienda comerlo crudo para mantener sus propiedades nutricionales. La primera vez que lo probé fue en un restaurante. Lo sirven junto al hummus, cómo si de pan se tratara y me sorprendió. Lo que hago es rallarlo, guardarlo curdo en la nevera y añadirlo en mi ensalada también.

Ya no tienes excusa para no comer ensaladas cada día! Si piensas que comer ensalada es aburrido puedes mirar esta entrada en la que muestro varias opciones que me gustan!

En el video puedes ver que lo rallo todo con un procesador de alimentos ya que es mucho más rápido pero también se puede hacer con un rallador habitual.

Compártelo!
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.